lunes, 20 de octubre de 2008

UN REGALO FRÍO Y ESPUMOSO


'Quiero beber hasta perder el control'.


¡¡¡Cómo nos cuidan a los de la prensa!!!. Basta que haya algún tipo de presentación o inauguración para que nos agasajen con todo tipo de regalos, con la sana intención de agradecernos nuestra labor difusora en favor del tema presentado o inaugurado.

Esta foto tiene unos pocos días. Fue tras la presentación del concurso de casetas de feria que organizó Cruzcampo. Y, claro está, nos regalaron su producto estrella: un barril de cerveza de Heineken (lo mejor para brindar por esta iniciativa). Esto sí son regalos, y no los pen-drives, las camisetas o las alfombrillas para el ratón del ordenador que ofrecen otros.

En la foto, el compañero Resa (de Tele Úbeda) demuestra su generosidad al acordarse de compañeros que no estuvieron en el acto, para los cuales cogió un barril. Parece el mismísimo repartidor de la marca.

P.D.: Por supuesto, el hecho de que nos hagan regalos no influye en nuestro tratamiento imparcial de la información. Aunque eso no quita que ahora yo les recomiende que se tomen una burbujeante y espumosa caña de deliciosa Cruzcampo, del magnífico grupo Heineken, que organiza el mejor concurso de casetas de feria.

3 comentarios:

loleison dijo...

supongo que ese barril ya se habrá acabado pero eso no significa que nos invitemos a una cervecita en cualquier sitio la próxima vez que vaya al poblado.

Un besillo, cuñao.

AguLuna dijo...

Hay que ver que triste es la vida del reportero yo también sufro cosas como esa de vez en cuando, en fin, gajes del oficio jeje

Alberto Román dijo...

El barril aún lo tengo, así que cualquier día es bueno para dar cuenta de él.

Algún beneficio tenemos que sacar los de la prensa... y más ahora que me quieren cobrar la suscripción del periódico. Manda huevos!!!