lunes, 4 de agosto de 2008

ADIÓS, MANOLO


Canción para despedir un amigo.


Hoy es un día triste, como ocurre cuando este mundo pierde a un hombre bueno. Se nos ha ido Manolo Molina, y hablo en plural porque se trata de una de esas personas que quedan en la memoria colectiva por sus grandes obras, pero no las ostentosas y tangibles, sino las pequeñitas que no se ven, que pasan desapercibidas aunque quedan incrustadas en el alma. Esas son las más importantes, las que no se desgastan, ni siquiera con la muerte.

Una larga enfermedad que finalmente le ha consumido sus no exageradas fuerzas, le tenía desde hacía meses apartado de la Asociación de Jóvenes de Acción Católica (JAC), a la que dedicó toda su vida, mano a mano con otro gran hombre, Antonio Gutiérrez ‘el Viejo’, fallecido hace unos años. Precisamente hoy lunes, hemos partido hacia tierras gaditanas los del turno del campamento de JAC en el que Manolo llevaba participando desde hacía décadas. Este era el primer año que faltaba. Y, tal y como suele gastarlas el destino, ha querido que supiéramos un día antes que su ausencia ya será para siempre, irremediable.

El sábado fui a verle. No quería marcharme al campamento, ese en el que tantos hemos compartido tantas cosas con él, sin darle un beso. No pudo ser, no estaba para visitas, tal y como dijo su hermana que, junto al resto de su familia, ha estado a su lado en los últimos meses. Y ayer domingo se fue tal y como él es, sin llamar la atención, sin despedirse, sin quejarse por no molestar. Se marchó un hombre íntegro, comprometido, entregado, generoso... un hombre bueno.

Amigo Manolo, un año más, como todos los principios de agosto, podrás reirte porque no he logrado que me quepa en el macuto todo lo que pretendía llevarme. Pero esta vez me he dado cuenta de que no me sobran camisetas, ni disfraces, ni bañadores... en realidad, de lo que tengo lleno el macuto es de tristeza, al igual que el corazón, y no me cabe nada más. No obstante, quédate tranquilo, porque sacaremos alegría de donde no la haya. Y esto saldrá adelante, como tu querías, como todos queremos, por y para los chavales que seguirán acariciando risas entre las olas de la playa de La Barrosa.

Recuerdo que cada vez que íbamos a verte a tu despacho y saludábamos con el clásico «buenas tardes», tu siempre contestabas con seriedad de bromista: «ya lo veremos». Hoy ya está todo visto, Manolo, ahórrate la respuesta porque, definitivamente, no hay nada bueno que pueda iluminar esta tarde gris. Gracias, mil gracias.

(Publicado por Alberto Román en el periódico IDEAL de Jaén el 4 de agosto de 2008)

7 comentarios:

loleison dijo...

...no se que decir...

... que te he leído y .... que lo siento.


Un abrazo

Pablo Tito dijo...

Despues de despedir a Manolo, este medio-dia, me he bajado a la alfareria para distraerme un rato con el barro, pero no tenia fuerzas para coger un pegote...y he pensado darme una vuelta por la calle del Angel. Es impresionante!, es triste pensar que ya no bajara por el obrador del alfar, con su tranquilidad tan caracteristica. Pero Alberto, es tambien bonito pensar que Manolo ha pasado por nuestras vidas dejando una huella inborrable,que siempre estara en nuestra memoria, y sin duda !SIEMPRE UNIDOS!

Descansa en Paz, Manolo.

gus dijo...

Qué día más largo!, parece que no acabara. Hoy cada imagen, cada comentario, cada cara hace recordar lo que ya no olvidaremos jamás.
Gracia Peto´s por expresar estas frases que le ayudan a uno a canalizar sus sentimientos.
Y ahora a vivir el campamento que son 12 días, apuntate una consumición por él (ya sé que no hace falta que te lo diga).

Manuel Madrid Delgado dijo...

No hay consuelo para esta tristeza. Es extra�o este vac�o, como si nos hubieran arrancado una parte de nuestra propia vida. No es justo que se mueran los hombres buenos antes que los malvados, pero no hay otra: la vida es esta cabronada. Y es cierto que estas horas son interminables. Parecen un d�a de levante, de esos que tan poco le gustaban a Manolo.
No s� d�nde andar� ahora mismo Manolo, pero me gustar�a pensar que est� sentado en la Barrosa, oyendo las olas romper contra la arena mientras espera el milagro del sol poni�ndose sobre Sancti Petri. L�stima que ante tanta tristeza s�lo escuchemos el silencio de Dios.

Luigi dijo...

Hasta hoy, que he leido tu blog, no había reparado en la pérdida. Sólo os deseo fuerzas py más fuerzas para que sigáis haciendo tantas cosas por esos chavales que se lo merecen.

Petos. Gracias por mostrar tantas cosas en tan pocas palabras. Salute

CARRA dijo...

En la vida, unas personas aparecemos para cambiar la vida de otras. En este caso, Manolo ha cambiado las nuestras, para darles ese toque de sensibilidad, ternura, consciencia, espiritualidad,incondicionalidad y entrega. Somos, en gran parte, obra de su ejemplo.No abundan personas que, sin pedir nada a cambio, entreguen todo su corazón en pro de mejorar nuestro día a día. Yo no puedo pensar que no volveré a verle, porque allá donde vaya, siempre lo llevaré en mi corazón. La semilla de ambos, Antonio y Manolo, la llevamos cada uno de nosotros/as. Tenemos mucha suerte de haberlos compartido.Ánimo, ellos están con nosotros. SIEMPRE UNIDOS.

Alberto Román dijo...

Os quiero....... os echo de menos......