lunes, 26 de julio de 2010

LLEGÓ, SE SENTÓ, TRIUNFÓ


'Money for nothing', lo que nos faltó.

Conforme vas cumpliendo años, a veces olvidas que todo lo que te rodea también está sometido al paso del tiempo. Un ejemplo: tus ídolos. La tendencia es pensar que están ahí, como siempre, como el primer día que se cruzaron en tu camino. Pero no, amigos. Y si no, que se lo digan a Mark Knopfler.

Fui a verlo el pasado domingo, a Córdoba. Fue mi tercera vez, después de una primera en Las Ventas liderando a los míticos Dire Straits que en esa gira se despedían de los escenarios (y yo con 15 añitos, protagonizando mi primera aventura-escapada en solitario), y de una segunda hace unos años en el Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid. Y claro está... como dicen que el tiempo pone a cada uno en su sitio, al amigo Knopfler lo ha puesto en un taburete.

El tío sólo despegó el culo del asiento para decir adiós. Y lógicamente, el repertorio estuvo acorde a su postura: tranquilo, cómodo, demasiado folk, más para oir que para ver, más para saborear que para saltar con una guitarra imaginaria entre las manos, como tantas y tantas veces hemos hecho ante el espejo con un disco suyo a todo volumen.

Así, a quienes estábamos sobre el albero de la plaza de toros, pues nos faltaron varios miles de sillas. Aunque para eso alguien debe estar dispuesto a vender menos entradas y reducir beneficios. No obstante, y aunque a todos nos faltó 'Money for nothing', no se le puede negar que el concierto (o, mejor dicho, el recital) fue mágico en muchos momentos, ya que no todos los días se tiene la oportunidad de ver a quien indiscutiblemente es historia viva de la música del último siglo.

Unas líneas más abajo contaba algo similar sobre Sabina. Y es que, si uno quiere cambiar el formato de lo que ocurre sobre el escenario, también tiene que cambiar y adaptar el formato de lo que hay fuera de él, es decir, entre el público. No se puede montar un concierto de los Rollings, en un recinto como los que frecuentan los Rollings, con la parafernalia que rodea a los Rollings, con los voltios y vatios que precisan los Rollings, con aglomeraciones como las que provocan los Rollings, con precios como los que cobran los Rollings.... y luego sacar a cantar a Mocedades.

1 comentario:

The Two Lovers* dijo...

me hubiera encantado ir a este concierto, pero cuando fui a comprar las entradas lei algo de que lo habian cancelado y me dio todo el coraje...incrementado si cabe poco porque el dia de antes del concierto en Cordoba estaba de vacaciones en Lisboa y vi un cartel de que el dia 26 iba a Lisboa...pero yo me iba el 25! eso es mala suerte...y lo demas es tontería...

yo los descubrí gracias a mi padre, y se lo estaré agradecido desde mis 20 años de vida al infinito y más allá...

espero que lo disfrutaras,

Saludos