sábado, 16 de julio de 2011

STING VISTIÓ DE GALA SU REPERTORIO CON LA ORQUESTA CIUDAD DE GRANADA


Pues que queréis que os diga que no se pueda imaginar: la Orquesta Ciudad de Granada, la plaza de toros de la capital de la Alhambra, Sting y las mejores canciones de su carrera en solitario y al frente del grupo The Police vestidas de gala gracias a las secciones de cuerda, viento y percusión de la formación granadina. Todo un lujo para los oídos. Y también para la vista a razón de una vocalista que merecía el precio de la entrada tanto o más que Sting.

Este genio de voz única y reconocible hasta con los oídos tapados ha sabido evolucionar musicalmente conforme se lo ha pedido el cuerpo, aunque ayer los temas de sus distintas etapas tuvieron como nexo de unión una apabullante orquestación que puso el vello de punta hasta a esa mitad de la plaza que entró de gorra (es lo que tienen los eventos patrocinados y organizados al alimón por fundaciones, entidades privadas y administraciones públicas con las que hay que cumplir a base de tickets).

Sting estuvo formidable, y se atrevió incluso a vestir de sinfónico el hilarante 'Next to you', amén de clásicos como 'Roxanne' y 'Every breath you take' o bellezas como 'The end of the game' y 'Whenever I say your name' a dúo con la citada vocalista a la que todos (y alguna) le permitiríamos hasta que nos cantara las cuarenta.

Aunque, en mi opinión, la mayor ovación fue para la Orquesta Ciudad de Granada, que además se llevó la experiencia de vivir un concierto muy diferente a los que ofrece habitualmente. Creo que alguno de sus integrantes se marchó renegando de Mozart y Beethoven y dispuesto a echar su currículum para algún Rock in Río, Live Aid o FIB.